Keep Calm & viaja bonito

Llegas a una ciudad, es de madrugada, pero aún sigue lo suficientemente oscuro para poder ver las luces que encandilan tu llegada. Respiras por primera vez su aire y piensas en todo lo que tiene para ofrecer. Playa, bares, museos, gente, idiomas, fiestas, calles, historia… y solo de recordar lo efímeros que son los momentos, los lugares y las personas, te agobia la sensación de que nunca tendrás tiempo suficiente.

Entonces, sin dormir sales a conocer la ciudad, ves las artesanías, te encuentras con algunos amigos, comes algo suculento, das otra vuelta, visitas un museo y encuentras a más amigos, te invitan a un bar, sales, te tomas una cerveza, luego van a la discoteca, bailas, bailas, bailas, conoces más gente, aprendes nuevos pasos, tomas bebidas típicas, te comes una hamburguesa de la calle, vas a ver la luna a la playa, tomas otra cerveza, hay gente tocando tambores y bailas, bailas, bailar, ya está el amanecer, el mar es hermoso y conoces más gente, te tomas otra cerveza y de repente son las 7 de la mañana, no puedes cerrar los ojos y te das cuenta que no has parado como en tres días. Por eso siempre hay que recordar…

keepcalm4

Y es que,  cuando llegas a un lugar por un mes, una semana o un par de días quieres conocer todo, vivir todo, tener “the full experience”, pero nunca vas a tener el tiempo suficiente. Y si lo intentas hacer, el viaje va a ser lo más estresante que has hecho en tu vida. No puedes pasarte 24/7 de fiesta, ni comerte todos deliciosos platillos sin terminar con una indigestión delirante, ni hablar con todo el mundo sin sobre cargar tu cerebro. Necesitas relajarte. Por eso, algo que aprendí en los viajes es a respetar a mi cuerpo, a mi mente, mi espacio y mis momentos. Es decir, estoy en Cartagena de Indias, hay rumba por todo lado, conozco a  gente buena onda en el hostal, quieren beber ron y bailar salsa, bachata, vallenato, champeta, chucuchucu y más… la noche se pinta espectacular, pero estoy cansada, acabo llegar de viaje y he tenido sobre cargas emocionales entre despedidas y el Skype con mamá; lo único que quiero en este momento es quedarme a pasar el rato en el hostal, tirarme en la cama, ver videos estúpidos en youtube, escribir un rato y dormir, porque aunque la noche parezca genial y sabes que estás ahí por poco tiempo,  necesitas respetarte, tomarte tu tiempo, como si estuvieras en casa.

Cuando haces un viaje de 10 días… dale!!! Metele!!!! Excédete!!! proba de todo, fiestea todas las noches y emborráchate sin pensar en la resaca. Pero si vas a viajar 3, 4, 6 o 12 meses, no puedes hacerlo… porque ya no estas tomando unas vacaciones, estás haciendo del viaje un estilo de vida.

Si te pierdes una fiesta o una charla, no es tan grave; o un museo, tampoco… van a haber más. Es más importante disfrutar los momentos, vivir historias y viajar tranquilo. Tomarte el tiempo suficiente para asimilar la información, las emociones, para disfrutar un atardecer, lavar tu ropa, dormir bien y cocinarte algo rico. Por más que veas la décima parte de lo que deberías ver según el “circuito turístico” que te han impuesto, lo habrás disfrutado al máximo, y no solo habrás estado en “lugares” y te habrás sacado un millón de selfies para el Facebook, sino tendrás mil historias que contar, habrás reafirmado tus ideas e, inevitablemente, te habrás sentido un poquito más grande.

Por eso durante el viaje recuerden viajeros y viajeras Keep Calm and viaja Bonito… pero sobre todo ¡!!JUST KEEP CALM!!!!

– Sara Faride

2 comentarios sobre “Keep Calm & viaja bonito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s